include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Ellos. Los poderes ocultos by , available in its entirety at Smashwords

ELLOS. LOS PODERES OCULTOS

Autor: José Ignacio Díaz Latorre

Primera edición: 1 de enero de 2018

Nombre original: Ellos. Los poderes ocultos

Diseño de portada: Nacho Díaz Latorre

© José Ignacio Díaz Latorre 2018 - info@nachodiaz.com

Editado en España por Qì Ediciones (www.qiediciones.es)

Pso. García Lorca, 19

46370 Chiva

Valencia (España)

Teléfono: (+34) 627 910 158

Depósito Legal (edición en papel): V-8-2018

ISBN (de la edición en papel): 978-84-946773-2-8

Smashwords

Edition, Published by José Ignacio Díaz Latorre at Smashwords

Queda prohibida expresamente por su autor cualquier forma de reproducción, distribución y comunicación pública de esta obra sin autorización.

Queda prohibida expresamente, salvo excepción prevista en la ley, cualquier modificación o transformación de esta obra sin contar con la autorización expresa del titular de la propiedad intelectual.

A María, Víctor y Sofía

ÍNDICE

Prefacio

Introducción

1. Historia y eras

2. Las religiones

3. La estructura social mundial

4. Organizaciones supranacionales

5. El Club Bilderberg

6. El Comité de los 300

7. El Consejo de los 13

8. Los Illuminati

9. Vida fuera de la Tierra

10. Razas extraterrestres

11. Las élites esclavas

12. La élite global

13. El futuro ya está aquí

Notas

Acerca del autor

Otros libros del autor

PREFACIO

Tercer libro, y último, de la trilogía compuesta por “Nosotros. La revolución desde el corazón”, “Vosotros. Apuntes de evolución” y este mismo título. En este volumen, el autor trata de presentar algunos detalles del extenso abanico de poderes ocultos que lastran la evolución del ser humano.

Un auténtico trabajo de investigación en múltiples fuentes que ofrece pinceladas con un aire muy conspiranoico para que el lector continue con sus propias conclusiones. Escrito desde la energía del amor, este tercer y último libro no pretende colocar a estos poderes de polaridad negativa en el atril del odio y la crítica, sino más bien traerlos a la luz con todo el amor y la compasión posibles; ya que ellos también forman parte del complejo plan divino y están, sin duda alguna, formando parte de la creación, del mágico suspiro generado por El Creador de todo lo que es.

Suponer que la Tierra es el único mundo poblado en el espacio infinito es tan absurdo como creer que en todo un campo sembrado de mijo sólo un grano crecerá.”

Metrodoros de Chios (s. IV a. C.)

Aunque se partan nuestros corazones, no podemos flaquear; éstos son tiempos nuevos, señor. Hay una oscura conspiración en marcha, tan sutil que seríamos criminales si fuéramos a aferramos a viejos respetos y antiguas amistades.”

Arthur Miller. (Ir al índice)

INTRODUCCIÓN

Apreciado lector, lectora. Estás frente al tercer volumen que completa la trilogía de ensayos que proyecté en su día, hace ya de esto varios años. Con este libro se cierra un ciclo que espero enriquezca y, sobre todo, abra la mente de quien se disponga a leerlos. “Nosotros”, “Vosotros” y “Ellos”, fueron los tres títulos que vinieron a mi mente para conceptualizar la historia y el devenir de nuestra especie, la humana. Para hablar sobre los enormes potenciales que tenemos, sobre nuestra infinita capacidad para amar; pero también para hablar, como es el caso ahora, sobre los grandes peligros que nos acechan y sobre las terribles manipulaciones de las que somos objeto.

“Nosotros”, “Vosotros” y “Ellos” son tres partes complementarias de un importante mensaje: el despertar de la consciencia humana. Tres partes diseñadas a tres distintos niveles: aquellos que todavía no han despertado, aquellos que ya lo han hecho, y aquellos que nos controlan desde la sombra.

Encontrar el momento para sentarme a escribir este libro no ha sido tarea sencilla. Sabía de antemano que este tercer y último volumen iba a ser una tarea mucho más dura que los dos anteriores juntos, incluso creo que me he quedado muy corto en la apreciación. Siempre es agradable escribir sobre los aspectos positivos a futuro, eso abre el alma y la enriquece al tiempo que se va escribiendo el relato, pero tratar los temas oscuros... Eso es harina de otro costal.

Se hace difícil ponerse a escribir sobre temas que vienen afectando profundamente a la humanidad desde hace, si no más, siglos; sobre gobiernos en la sombra, sobre conspiraciones, sobre corrupciones en el ejercicio del poder; incluso sobre el poder mismo al servicio de otros intereses más oscuros todavía. Más aún cuando no hay datos claros ni contrastados o referencias bibliográficas sobre mucho de todo esto, y todavía más aún cuando ya son varios los autores que se han visto perseguidos y/o aniquilados por desvelar tales informaciones, tan incómodas para el sistema que gobierna el mundo desde la sombra más oscura. Llámalo como quieras... Cabal, Cábala, Illuminati, Élite global, Gobierno global, Gobierno oculto... A la postre viene siendo todo la misma cosa.

“Ellos. Los poderes ocultos” es el tercer libro de una trilogía con consciencia energética compuesta por “Nosotros. La revolución desde el corazón” y “Vosotros. Apuntes de evolución”. A lo largo de los tres libros he pretendido iniciar a aquellos que todavía permanecen “dormidos” para que empiecen a despertar; dar ánimos a todos aquellos que, estando despiertos, dudan y se plantean el porqué de tanto esfuerzo y sufrimiento; y por último poner de manifiesto la manipulación a la que hemos estado sometidos, y seguimos estando, desde nuestros orígenes como especie; al principio dominados y esclavizados directamente por lejanas razas extraterrestres, y hoy día, además, por sus fieles servidores, hermanos nuestros, humanos sin alma ni conciencia (sin “s”).

Este libro pone de manifiesto, de la forma más estructurada de que soy capaz, evidencias que ya circulan por muchos medios escritos, principalmente blogs y webs en Internet. Expone datos sobre muy diferentes aspectos clave que muestran hasta qué punto estamos ciegos y actuamos como obedientes corderos, servidores de un poder oculto cuyo fin último es nuestra dominación absoluta y, si ello no fuese posible, nuestra aniquilación como especie. Por tanto este tercer volumen puede ser etiquetado, sin ningún lugar a dudas, como un libro conspiranoico. He hecho un esfuerzo de recopilación respetuosa de infinidad de datos que circulan por Internet, no considerando aquellos que pudiesen resultar ofensivos o completamente descabellados, ya que no pretendo con ello más que sacarlo a la luz y ofrecer pistas para que tú comprendas e inicies tus propias investigaciones. Tampoco me veo obligado a identificarme con todo lo que aquí expongo, pero creo que cuando hay tanto circulando, y cuando mucho de ello se repite en diferentes lugares y momentos, es porque algo de verdad habrá.

Aviso al lector para que afine su intuición, pues muchos (la mayoría) de los datos expuestos a continuación pueden no tener sustento documental o justificación lógica alguna, dado que son temas que no interesa que salgan a la luz, y mucho menos que sean “vox populi”. Por esta razón invito al lector o lectora a que valore los datos y las ideas expuestas en este libro no con la razón y el ego, sino que las filtre con su intuición y su alma, que se deje llevar aunque no entienda o pueda aceptar completamente todos los postulados. Puede que llegue el día en el que éstos encajen definitivamente y el “clic” se produzca en su mente. No descarto que algunos o muchos de estos datos puedan ser engañosos o directamente falsos o incompletos. Ese es precisamente el interés de aquellos que se mantienen en la sombra manejando los hilos de nuestra realidad, de esto último no tengo la más mínima duda. Todo lo escrito a continuación forma parte de mi propia investigación durante varios meses, recopilando y organizando, visionando vídeos y leyendo libros y documentos, comparando y descifrando infinidad de recortes de aquí y de allí. Cuando ha sido posible se ha citado la fuente incluyéndola de forma inmediata en el texto para que el lector continúe descubriendo por su cuenta, si es que esa es su voluntad. En otras ocasiones ha sido imposible poner de manifiesto las fuentes porque, sencillamente, éstas no existen. Por esa razón considero que la bibliografía está inserta en el propio texto, obviando un apartado al final del libro para mostrarla.

Este no es un libro de entretenimiento, tampoco es un libro fantástico o de aventuras para adolescentes o público infantil. Trata de poner de manifiesto importantes aspectos que han venido siendo ocultados por los “mass media” (siempre al servicio del poder oculto) a las mentes de la mayoría, y en otras ocasiones pone de manifiesto realidades tan contundentes que pueden llegar a pasar desapercibidas precisamente por su evidencia. Dicen los ancianos que si quieres esconder algo, lo mejor que puedes hacer es ponerlo en un lugar bien visible, en este caso creo que no se equivocan.

Soy consciente de que tratar estos temas puede resultar incómodo para quienes quedan en evidencia, pero también soy consciente de que el tiempo de aquellos que quieren subyugarnos ha pasado y que ELLOS ya no tienen nada que hacer aquí. Su batalla está perdida y lo saben, aunque nunca podremos confiar en quienes no nos quieren, porque en su naturaleza está morir matando. La única clave para asimilar esto es el amor incondicional hacia ellos, es el arma que los ha derrotado siempre y la que los puede hacer volver a su origen de polaridad positiva, porque ellos también son hijos de Dios y cumplen su misión, aunque eso, en última instancia, es una decisión suya.

El ser humano, tras su convulsa y dolorosa aparición como especie en este bello planeta, ha asumido ya su mayoría de edad y afortunadamente ha sabido conectar con Dios, el creador de todo lo que es. Así ha conseguido su propia independencia, haciéndose valer como otra más de los miles de millones de especies inteligentes que pueblan este vasto universo. Poco a poco se está desvinculando de su situación de especie esclava con la que todavía hoy sigue identificándose. Dejemos de ser corderos obedientes, ignorantes y temerosos para convertirnos en los seres de luz amorosos, orgullosos, inteligentes y valientes que siempre hemos sido. Estoy convencido de que este cambio ocurrirá de repente, en pocos años, aunque la fecha todavía pueda verse lejana.

Te invito a que te adentres en una lectura que aporta claves para que tú mismo, tú misma, elabores tus propias conclusiones. Sin más pero sin menos. Espero que te sirva de punto de apoyo para aclarar tu comprensión de este mundo en el que vives, o al menos para sembrar tu realidad de preguntas y dudas que te pueden llevar a liberarte del más pesado yugo que pueda existir: la esclavitud. No creas, repito, al pie de la letra lo que contiene este libro, sírvete de ello para afinar tu sentir, para manifestar tus dudas, y para concluir por ti mismo/a aquello que creas como verdadero, el resto descártalo, pero no lo olvides del todo. ¡El tiempo de la especie humana ya ha comenzado! . (Ir al índice)

CAPÍTULO 1. HISTORIA Y ERAS

Historia oficial y eras geológicas en la Tierra. Sumeria.

Quiero comenzar el relato de forma progresiva, comenzando desde el principio conocido. Para ello voy a hablarte en primer lugar de la historia oficial y las eras geológicas que ha establecido la ciencia oficial para nuestro conocimiento y tranquilidad. Esto no quiere decir que todo lo oficial sea cierto. A lo largo de la exposición podrás ir comprobando la sutil trampa a la que desde el principio hemos estado sometidos por “lo oficial”.

Desde pequeños, en primaria y secundaria, y posteriormente en todas las ramas de los estudios universitarios superiores, la historia oficial nos ha hablado del origen de la Tierra, Gaia, Tera, o Ea, como también es conocida. Tarde o temprano estudiamos que en el principio no había nada, y que progresivamente la vida fue desarrollándose en ella. Este hecho provocó la necesidad científica de seccionar el tiempo en eras geológicas para poder explicar mejor todos los eventos evolutivos a los que pertenecemos. De ahí surge un grupo de sabios y científicos “oficiales” que establecen estas eras geológicas. Yo he encontrado las siguientes seis definiciones: Era cenozoica, era mesozoica, era paleozoica, era proterozoica, era arqueana y era hadeana. De esta hermosa manera nos quedamos más tranquilos, y nuestra mente ya puede asimilar de forma ordenada nuestra trayectoria histórica. Mi primera pregunta, ingenua, es ¿Quién había hace 3.500 millones de años en la Tierra capaz de asegurar que en ese momento existían las cianobacterias? Claro, el Carbono 14. ¡Lo olvidaba! Todo tiene sentido cuando podemos datar con el Carbono 14. ¿No estaremos abusando de esa forma de datación?

La historia oficial comienza hace 4.600 millones de años, cuando en la Tierra no existía nada. Todo eran erupciones volcánicas, el tremendo calor comenzaba a organizar un protoclima y nuestra atmósfera se organizaba preparándose para albergar la futura vida. Comienza una tremenda época de lluvias que enfrían el planeta y se forman los océanos. Seguidamente surgen los metanogenes (organismos procarióticos), las cianobacterias, y con ellas comienza a formarse en torno al planeta una atmósfera rica en oxígeno.

Progresivamente hemos convenido, y así lo hemos asentado como verdad, que el paso del tiempo ha ido propiciando la evolución de esas primeras cianobacterias hasta llegar (casi por arte de magia) a la formación de un organismo extremadamente complejo e inteligente, capaz de tener consciencia de sí mismo y de sus actos, capaz de reflexionar, de comunicarse y de trabajar en equipo para desarrollar herramientas y habilidades complejas que le permitan su propia evolución. A lo largo de los millones de años hemos evolucionado partiendo de la nada más absoluta, de un cúmulo de gases, pasando por organismos unicelulares, después células más complejas, pequeños vertebrados, peces, anfibios, reptiles, insectos, de repente enormes animales que llamamos genéricamente dinosaurios, luego insectos sociales, plantas con flores, pequeños mamíferos, simios..., hasta llegar al Plioceno, donde hace aproximadamente 4,5 millones de años se datan los primeros protohumanos.

Actualmente, a nivel geológico, nos encontramos en la era cuaternaria, más concretamente en el Antropoceno, como no podía ser de otra manera. Del griego ἄνθρωπος [ánzropos], “hombre”, y καινός [kainós], “nuevo”. El “Nuevo hombre”, para que se note que somos nosotros los que hemos establecido la clasificación de las eras geológicas. A lo largo de millones de años no hay ninguna posibilidad de vida organizada e inteligente, sólo a partir de 5 millones de años hacia aquí es cuando empieza a desarrollarse el simio, pero por mucho que se excava no se encuentra evidencia científica del salto genético del simio al Homo sapiens sapiens, que somos nosotros actualmente. Trataremos esto más adelante.

¿Dónde aparecen las primeras organizaciones humanas, los primeros asentamientos organizados, las primeras ciudades?

Todo apunta hacia el valle aluvial localizado entre los ríos Tigris y Éufrates, en el medio oriente, lo que hoy identificamos como Irak, Siria y Kuwait. Aquí se datan las primeras ciudades entorno al año 3150 antes de Cristo. Hasta ese momento el ser humano no tiene ubicación reconocida, muy probablemente estaba en una situación de trashumancia, recolectando, acompañando a las grandes manadas, sin una tecnología suficiente y dependiendo de la naturaleza, las bayas y los vegetales que encontraba a su paso.

Me decido a buscar información y encuentro algo que me sorprende en Wikipedia, cito textualmente los primeros párrafos de la entrada “Sumeria” de la citada web y destaco algunas partes en color para comentarlas a continuación:

El término “sumerio” es el nombre común dado a los antiguos habitantes de baja Mesopotamia por sus sucesores, los semitas acadios. Los sumerios se llamaban a sí mismos sag-giga, que significa literalmente “el pueblo de cabezas negras”. La palabra acadia shumer puede representar este nombre en el dialecto, pero se desconoce por qué los acadios llamaron Shumeru a las tierras del sur. Algunas palabras como la bíblica Shinar, la egipcia Sngr, o la Hitita Šanhar(a) pueden haber sido variantes de Šumer. De acuerdo al historiador babilonio Beroso, los sumerios fueron “extranjeros de cabezas negras”.

Primeros pobladores. En la Baja Mesopotamia:

Asumiendo que existían asentamientos humanos desde el Neolítico como demuestra la cultura de Jarmo (6700 a. C. - 6500 a. C.), y en el Calcolítico las de cultura Hassuna-Samarra (5500 - 5000 a. C.) El Obeid (5000 - 4000 a. C.), Uruk (4000 - 3200 a. C.) y Yemdet Nasr (3200 - 3000 a. C.)

No existen registros escritos de esa etapa para conocer el origen de este pueblo, y tampoco los cráneos hallados en los enterramientos aclaran el problema de su origen, debido a que están representadas tanto la dolicocefalia como la braquicefalia, con algunos testimonios del tipo armenoide. Se investigan las esculturas sumerias que muestran un alto índice de cráneos braquicéfalos en sus representaciones que quizá podían dilucidar la procedencia de este pueblo, junto con las coloraciones y las dimensiones de las esculturas, que son una mezcla entre caucásicos y miembros de raza negra. Con todo esto no es suficiente evidencia para solucionar el problema puesto que la plástica podría haberlas idealizado, como pasaba en las esculturas egipcias.

Se ha descartado la posibilidad de identificación basada en la evolución de los tipos craneales en el conjunto del Oriente Medio, pues éstos aparecen bastante mezclados. Sin embargo se pueden distinguir cuatro grandes grupos con rasgos pertenecientes a distintas épocas: antes de 4000 a. C. sólo se encuentran poblaciones dolicocéfalas del tipo “mediterráneo”; los “eurafricanos”, que sólo son una variedad de este grupo, y que no tuvieron un papel apreciable hasta 3000 a. C.; el tipo “alpinos”, braquicéfalos que se manifiestan moderadamente después de 2500 a. C., y los “armenoides”, derivados tal vez de estos alpinos que aparecen en abundancia después de 500 a. C. Los pueblos descendientes de los cimerios tienden a tener en promedio las cabezas más “redondeadas” (braquicéfalas) que los demás pueblos de esa área y la palabra “sumerio” puede ser una transliteración de la palabra “cimerios” según algunos filólogos. Es por esto que varios investigadores creen que ambos pueblos son un mismo pueblo en diferentes épocas, pero no hay suficientes evidencias para sustentar esta hipótesis.

Parece posible que los sumerios fuesen una tribu proveniente de fuera, posiblemente de las estepas, pero su origen concreto es desconocido. Esto es lo que se ha venido denominando desde el siglo XX como el “problema sumerio.”

En cualquier caso, es durante el período del Obeid cuando se producen avances que cristalizan en el período de Uruk, y que sirven para considerar este momento como el inicio de la civilización sumeria.

Algunos estudiosos también postulan que los sumerios establecidos en Mesopotamia, no tendrían un origen autóctono, sino que provendrían de la cultura que fundó la ciudad de Mohenjo-Daro (que existió entre el 2600 a. C. y el 1800 a. C.) en India.

¿El pueblo de cabezas negras? ¿Qué significa esto? ¿Cráneos dolicocéfalos y braquicéfalos? ¿Se ha descartado la posibilidad de identificación de los habitantes de Mesopotamia basada en la evolución de los tipos craneales existentes en el conjunto del Oriente Medio? ¿Parece que fuesen una tribu proveniente de fuera? ¿El problema sumerio?

Bien, esta batería de preguntas planteadas por la ciencia oficial y a las que, de momento, no tienen respuesta posible, no considera los estudios del Sr. Zecharia Sitchin, alabado por unos y denostado por otros. El Sr. Sitchin estudió durante muchos años miles de tablillas de arcilla escritas en sumerio y encontradas en unas excavaciones de la ciudad de Nínive. Estas tablillas, aunque incompletas, narran el origen del pueblo sumerio, que imagino ya conocerás.

Resumo: Los sumerios cuentan en su historia que fueron creados por los Anunnaki. Los Anunnaki era una raza de “dioses” que venían de las estrellas. Vamos, una raza extraterreste mucho más avanzada que la nuestra. Dicen que los crearon a ellos y que les servían. No voy a explicar mucho más acerca de esto porque está ampliamente documentado en internet por David Parcerisa (www.davidparcerisa.org) Te recomiendo que visites su página, que veas sus vídeos y leas sus libros. Él está investigando este asunto desde hace muchos años y suscribo lo que dice completamente.

La historia del dios Anu y sus dos hijos Enki y Enlil puede parecer una historia truculenta e inventada pero como no existen más pruebas que las citadas tablillas y allí lo dice, pues habrá que creerlo. En este punto la ciencia oficial echa el freno, se está tocando un tema tabú: las civilizaciones extraterrestres. Al poder no le interesa.

Deberíamos aceptar que fuimos creados por otra raza extraterrestre... ¿Hay algún problema en ello? Según narra Sitchin y Parcerisa, los Anunnaki tenían capacidades como la telepatía, eran mucho más altos y fuertes (llegando a medir hasta 5 metros), y su aspecto era de reptil con rasgos antropomorfos, aunque tenían la capacidad de cambiar de forma y ocasionalmente podían ocultar sus rasgos originales a voluntad. Todos tenían la cabeza alargada, más grande que la humana, algunos cuernos, y dos filas de dientes. También parece que podían moverse entre dimensiones espacio-temporales, por lo que podían aparecer y desaparecer. Todo esto les dotaba de la cualidad de dioses a los ojos de los humanos sumerios. La historia continúa con muchísimos detalles más.

Algo que parece curioso es la denominación de cabezas negras y la obstinación de la ciencia oficial en comparar los cráneos. Se dice que aparecieron multitud de cráneos dolicocéfalos y que éstos no tenían continuidad con los tipos craneales existentes en el conjunto del Oriente Medio. Si consideramos que según las citadas tablillas sumerias, el pueblo sumerio cuenta que fueron creados a través de ingeniería genética mezclando un óvulo de una hembra simio terrestre con un espermatozoide de macho Anunnaki, y el óvulo resultante fue gestado por una hembra Anunnaki, entonces puede mantenerse la hipótesis de que el resultado fuese un cráneo ciertamente alargado o dolicocéfalo. Estos cráneos han sido hallados a lo largo del mundo por doquier, pero la ciencia no quiere o no se atreve a dar una explicación.

Esta herencia genética, fruto del cruzamiento y el tiempo, ha ido modelándose a lo largo de los milenios dando como resultado el cráneo humano actual. Es una teoría, ya que la ciencia ni aprueba ni desmiente este hecho. Existe la creencia de que los primeros faraones del antiguo Egipto también fueron descendientes de estos Anunnaki, de hecho posiblemente toda la especie humana lo fuese. A continuación te dejo otra muestra, en este caso se trata de una vista de perfil del cráneo de Akenatón, tumba KV55, donde se muestra todavía un rasgo dolicocéfalo aunque mucho menos acentuado que en las imágenes anteriores. ¿Acaso fue Akenatón hijo del linaje Anunnaki? ¿Acaso lo eres tú también?

Algunos, para justificar este alargamiento, dicen que era costumbre en algunas tribus antiguas alargar los cráneos de sus recién nacidos atando unas tablillas en torno a los huesos de la cabeza. Esta idea cae de pleno cuando se analizan las capacidades volumétricas (en centímetros cúbicos) de uno de los cráneos de Paracas, por ejemplo, y un cráneo humano alargado con métodos artificiales. La capacidad de un cráneo como los de Paracas o la isla de Malta puede llegar a los 2300 cm3, mientras que la capacidad de un cráneo humano tipo ronda los 1200–1850 cm3. En un cráneo alargado artificialmente con tablillas la capacidad se mantiene, nunca puede aumentar, por evidentes razones físicas.

Relación de capacidades de diferentes tipos de cráneos:

Orangutanes: 275–500 centímetros cúbicos

Chimpancés: 275–500 centímetros cúbicos

Gorilas: 340–752 centímetros cúbicos

Humanos: 1200–1850 centímetros cúbicos

Neandertales: 1100–1900 centímetros cúbicos

En fin, como ves, vamos entrando poco a poco en materia, y esto es sólo el principio.

Historia extra oficial: Atlántida, Lemuria y Mu

¿Qué ocurre con las fábulas de la Atlántida, Lemuria y Mu? ¿Por qué la ciencia no encuentra nada? ¿Existieron realmente?

Tres civilizaciones misteriosas no reconocidas por la ciencia oficial por la ausencia de testimonios científicos que lo demuestren, o al menos eso se dice. Atlántida, ubicada en el Océano Atlántico, de ahí su nombre. Lemuria localizada en el Océano Índico y Mu localizada en el centro del Océano Pacífico, puede que la isla de Pascua sea el último vestigio de esta civilización.

Creo que las tres civilizaciones fueron destruidas por los propios dioses Anunnaki, tras comprobar que su evolución no era la esperada por ellos.

Platón (Atenas o Egina, c. 427-347 a. C.) en sus obras Timeo y Critias ya describe su existencia. Otros sabios griegos también mencionan su existencia: Plutarco, Estrabón, Diodoro de Sicilia y Plinio el Viejo.

Platón es quien más detalladamente describe esta fabulosa civilización con muchos detalles, en su obra Critias cuenta la historia que escuchó de niño de la boca de su abuelo y que éste conoció por boca de Solón (638-558 a. C.). A Solón al parecer se la contaron unos sacerdotes egipcios en la ciudad de Sais. La historia narrada en Critias se localiza aproximadamente hace unos 11.500 años desde nuestros días, y cuenta cómo el ejército ateniense libró una batalla contra el imperio atlante. La narración la localiza más allá de las columnas de Hércules, lo que se conoce hoy como el estrecho de Gibraltar. Este hecho delimita su situación supuestamente en el centro del océano Atlántico. Puede que las islas Azores y las islas Canarias sean vestigios del territorio atlante. Existen otras teorías sobre su hipotética localización, algunos autores centran el territorio atlante en lo que hoy serían las marismas de Doñana, en Andalucía, España, aunque si buscamos pruebas evidentes de su localización ahí o en el centro del Atlántico, todo está por demostrar.

La ciudad central se describe como una serie de círculos concéntricos alternando zonas de diques amplios con otras de canales, y en el centro una gran extensión con el templo de Poseidón rodeado de todo tipo de construcciones y viviendas propias de una gran ciudad. En los anillos se ubicaban posiciones defensivas, acuartelamientos, atraques portuarios, almacenes, incluso puede que laboratorios científicos considerados demasiado peligrosos como para establecerlos en el centro de la ciudad.

En cuanto a sus recursos propios, se cuenta que en las tierras atlantes había profusión de minerales, el más importante de ellos era el llamado “oricalco”. Posiblemente el oricalco fuese una rara aleación de cobre y oro, era el metal más preciado tanto para realizar intercambios comerciales como para efectuar rituales místicos o religiosos. Algunas voces hablan de que la civilización atlante llegó a desarrollar un elevado nivel tecnológico, manejando con soltura la energía electromagnética que les permitía el desarrollo de medios de transporte sustentados por levitación, incluso la tecnología de fusión nuclear, motivo por el cual sobrevino un devastador cataclismo que hizo desaparecer el continente por completo, puede que fruto de un enfrentamiento entre sus habitantes. Todo, como podrás comprobar, queda sin demostrar.

Otros hablan de que algunos de los habitantes consiguieron escapar vivos de la devastación y viajaron por el norte de África hasta llegar a las tierras de Egipto donde fundaron esta maravillosa y enigmática civilización. Thot, el dios Thot egipcio, también llamado Thot el Atlante, fue el principal artífice de esta historia. A él se le atribuye desde la construcción de la gran pirámide de Gizeh, hasta la escritura de unas tablillas llamadas las “Tablas esmeralda”. Estas tablas mostraban ingentes cantidades de conocimiento oculto, reservado sólo a unos pocos privilegiados, que sería la salvación para los futuros habitantes del planeta y recogían tanto conceptos técnicos y tecnológicos como morales, espirituales y religiosos. Puedes encontrar bastante información en Internet.

Si los datos sobre la Atlántida son escasos y nada verificados, los de Lemuria lo son todavía más, ya que al parecer, llegados a este punto, se ponen en evidencia dos líneas teóricas divergentes en cuanto a su origen: La primera habla de que Lemuria fue el primer origen, el primer asentamiento donde los dioses dejaron evolucionar al protohombre actual. No existe información completamente contrastada, pero al parecer Lemuria se localizaba entre África y Oceanía, ocupando la práctica totalidad del océano Índico. Lemuria floreció como la primera civilización, y en ella floreció una rica y sofisticada cultura. La otra teoría habla del origen de Lemuria como consecuencia de la devastación del continente de Mu, localizado entre las costas orientales de la India y Asia. Era un subcontinente aislado que doblaba en tamaño a Australia y que ocupaba gran parte del Océano Pacífico actual. Otro enorme cataclismo lo hizo desaparecer dejando a flote una pequeña fracción conocida con el nombre de Lemuria.

Por otro lado.

El término Lemuria tiene sus orígenes en la última parte del siglo XIX. El geólogo Inglés Philip Sclater, había detectado en sus investigaciones la presencia de fósiles de lémures en Madagascar y en la India, pero no encontró ningún indicio de estos mamíferos en el continente africano y el Oriente Medio, lo que le indujo a pensar que en algún momento de la historia Madagascar y la India fueron una vez parte de un continente más grande. A este continente decidió llamarlo ‘Lemuria’, en honor al lémur. La teoría de Sclater fue aceptada por la comunidad científica de la época, ya que explicaba de una forma bastante razonada que los lémures podrían haber migrado por tierra desde Madagascar a la India o viceversa en los tiempos antiguos, dando lugar a la idea de que Lemuria fue un continente real que existía en el pasado. ¿Es posible? ¿No lo es?

Concluyendo este apasionante apartado: Si tuviese, por obligación, que ordenar en el tiempo estos tres grandes mitos de la historia de la humanidad, diría que al parecer primero fue Mu, del cual se generó Lemuria tras un gran cataclismo, y la Atlántida pudo coexistir físicamente con Mu y Lemuria, aunque la idea generalizada es que su desarrollo fue posterior. Un auténtico rompecabezas, ¿verdad?

Evidentemente puedes pensar que después de estas páginas no aporte nada nuevo ni verdaderamente relevante al tema de estas tres grandes (y supuestas) civilizaciones antiguas. ¿Alguien lo ha hecho en los últimos siglos? La respuesta es no. Entonces ¿por qué hablar de ello?, ¿qué objeto tiene rebuscar en un pasado tan remoto? Sin duda, buena o mala, certera o desafortunada, toda esta información sobre Atlántida, Lemuria y Mu obliga a la persona interesada a “abrir su mente”; es un ejercicio necesario para abrir el horizonte de posibilidades que va a colaborar en la estructuración de un sistema de pensamiento abierto, progresista, holístico y posibilista. Todo lo contrario a los sistemas cortos y conservadores, llenos de miedos y barreras que sólo se centran en dogmas preestablecidos por supuestas “autoridades” en cada uno de sus ámbitos, bien sean religiosos, morales, científicos, sociales o políticos.

Este ejercicio, el hecho de preguntarte e interesarte, querido lector, lectora, por algo tan remoto y desconocido, por algo tan poco documentado; te ayuda a mantenerte vivo y crítico. Por eso he querido comenzar por aquí. Pero continuemos, no nos vamos a quedar en las velas cuando nos espera una tarta hermosa, sabrosa y muy colorida. Acabamos de comenzar...

La huella del hombre en la Tierra

Si hubiese que clasificar los grandes enigmas de la humanidad por orden de importancia, creo que el del origen real del hombre en la Tierra estaría en las primeras posiciones. A día de hoy nadie está preparado para afirmar de forma clara, precisa y contundente este hecho, ni siquiera la ciencia oficial con su teoría evolucionista. ¿Puedes imaginarte una época en la Tierra en la que el hombre coexistiese con los grandes saurios? ¿Te suena a ciencia ficción? Existen pruebas de ello en las conocidas y polémicas “Piedras de Ica”. Algunos dicen que son un fraude, otros, en cambio, dicen que son auténticas. Elige tú, yo te voy a mostrar algunas evidencias.

Ica es una pequeña ciudad peruana localizada en un hermoso valle formado por el río Ica, entre el Gran Tablazo de Ica y las laderas occidentales de la Cordillera de los Andes. En los años sesenta del siglo XX, un médico peruano llamado Javier Cabrera Darquea (1924-2001) dio a conocer estas piedras. Este médico peruano dijo recibió en 1966 un curioso regalo de cumpleaños de manos de su amigo Félix Llosa Romero, era una piedra de andesita, bien pulida y redondeada, que estaba grabada con un dibujo de un pez que se había extinguido hacía millones de años. A partir de aquí comenzó la divulgación y el estudio de la zona donde se encontraban estas curiosas piedras. Esto es lo que dice Wikipedia sobre el yacimiento:

Las piedras grabadas aparecieron en el Desierto de Ocucaje (Departamento de Ica), en los cerros que actualmente se conocen como La Peña, Blanco, Norte y Callango —próximos o incluidos en el Cementerio paleontológico de Ocucaje—; dichos cerros albergan fósiles, conchas marinas y algunas supuestas tumbas incas. Este enclave a 35 km. al sur de Ica, de unos 90 km² de extensión, posee fósiles con una antigüedad de entre 65,5 y 1,8 millones de años, principalmente de fauna marina que habitó una bahía de poca profundidad, que se convirtió en desierto hace aproximadamente 25 millones de años. En 2003 un proyecto de ley instaba a declarar de interés nacional las zonas paleontológicas de Ocucaje, que incluyen restos fósiles de megalodón, cocodrilos, aves, peces, tortugas, odontocetos, focas, delfines, ballenas, caballos, cérvidos, mastodontes o perezosos gigantes.

Fuente: Wikipedia

A la vista de la inusitada habilidad del ser humano para hacer negocio de cualquier cosa, con el tiempo muchos de los habitantes de la zona, movidos por la gran cantidad de curiosos y turistas que se desplazan hasta Ica para visitar o conocer más directamente estas piedras, se han dedicado a imitar lo mejor que han podido las piedras originales con el fin de venderlas a los confiados turistas. Esta quizá sea la razón por la que haya corrido tanta tinta sobre su dudosa originalidad. Personalmente creo que hay piedras originales, analizadas con estudios muy detallados en potentes microscopios que respaldan la teoría de que, al menos, los dibujos analizados sobre las piedras no se han realizado recientemente por medio del raspado de su superficie. Obviamente nos encontramos con el eterno problema de la datación. No puede utilizarse el carbono 14. No puede datarse el dibujo de la piedra, aunque sí puede conocerse la edad de una piedra por su composición, pero obviamente no cuándo se realizó el dibujo. Creer o no en las piedras de Ica es más una cuestión de evolución, de sensibilización personal y de voluntad, ya que no se puede recurrir a la “ciencia oficial” para que nos saque de dudas. Ahora bien, ¿qué evidencian estos miles de piedras? (Han sido catalogadas unas 40.000) Sencillamente la existencia de una humanidad de hace muchos millones de años, tantos, que la ciencia oficial se vería obligada a cambiarlo todo para incluirlas como veraces en su corpus documental.

Se trata indudablemente de piedra natural y redondeada por el transporte fluvial (cantos rodados). Petrológicamente las clasificaría como andesitas. Las andesitas son rocas cuyos componentes han sido afectados mecánicamente a causa de altas presiones con simultánea transformación química. En nuestro caso quedan patentes los efectos de una intensa sericitación (transformación del feldespato en sericita). Este proceso ha incrementado la compacidad y el peso específico, creando por otra parte la suavidad que los antiguos artistas sabían apreciar en la ejecución de sus obras. Trataré de confirmar esta opinión preliminar por medio de un examen más minucioso en los laboratorios de la Universidad de Ingeniería y de la Universidad de Bonn, Alemania. Por lo demás, cabe mencionar que las piedras están envueltas por una fina pátina de oxidación natural que cubre por igual las incisiones de los grabados, circunstancia que permite deducir su antigüedad. No he podido observar ningún desgaste notable o irregular en las aristas de las incisiones por lo que cabe la suposición de que han sido realizadas no mucho antes de depositar los ejemplares en las necrópolis o lugares donde ahora son encontradas. Lima, 8 de junio de 1967.”

Eric Wolf

Muchos trabajos ilustran grandes saurios en claras acciones interactuando con seres humanos. En otras escenas se muestran complejas operaciones quirúrgicas, asombrosos mapas del planeta Tierra, escenas de caza entre humanos y dinosarios..., o las más curiosas que muestran a aparentes “astronautas” con prismáticos rodeados de dinosaurios. Puedes encontrar gran cantidad de fotografías en la web www.piedrasdeica.net.

Evidentemente, aceptar que el ser humano ha cohabitado con diferentes especies de saurios implica aceptar que la historia oficial es, al menos, errónea, y este hecho supondría una auténtica revolución a nivel mundial. Ocurre algo similar con Egipto, por ejemplo.

Personalmente creo que el ser humano ha habitado este hermoso planeta al que llamamos Tierra, desde hace millones de años, mucho más atrás de lo que establece la ciencia oficial. No puedo demostrarlo, pero mis años de documentación, lecturas, visionado de vídeos, entrevistas, etc., me impulsan a creer en la veracidad de mis intuiciones. ¿Y si el ser humano ha sufrido diversas y consecutivas extinciones masivas sobre el planeta? Los Mayas dicen que el ser humano actual pertenece a la raza del quinto sol, ya cito esta idea en el segundo libro de esta trilogía “Vosotros. La revolución desde el corazón”. Si somos la raza del quinto sol, es que ha habido antes otras cuatro razas. A esto añado la posibilidad de que el ser humano haya sido creado de forma artificial por seres extraterrestres de inteligencia superior por medio de la hibridación genética: los tan comentados Anunnaki (los que del cielo llegaron a la Tierra). Estos Anunnaki, creadores, modelaron al ser humano y experimentaron con su creación hasta que les satisfizo su obra, dando lugar a diversas y consecutivas “extinciones masivas” para mejorar el siguiente prototipo humano. Es otra posibilidad, ¿no crees? Y existen otras, pero la que no puedo llegar a creer en absoluto es que el hombre fue creado del barro por la mano de Dios, y que días después, al ver que estaba triste y aburrido, creó de una de sus costillas a la mujer. Me suena a cuento infantil, a fábula. Y me cuesta bastante aceptar la idea evolucionista de la ciencia actual por la cual el hombre evoluciona espontáneamente del simio (Neandertal, Homo Sapiens...), no me dan las fechas, algo no me cuadra... Sí creo, y lo repito, que hay parte de verdad, y es que pienso que estos seres extraterrestres sí que tomaron al simio como material de base para su trabajo, pero mezclaron muchos más materiales genéticos para llegar a “fabricarnos”, materiales genéticos suyos propios, incluso materiales genéticos de otras especies del universo. Sí, llámame loco, pero de todo lo que he visto, leído y escuchado, es la teoría que en este momento creo como más posible. Tú verás qué quieres creer.

Una civilización de gigantes

Otro aspecto interesante que quiero evidenciar es la información que también fluye (siempre de forma paralela a las corrientes oficiales) sobre la existencia de antiguas civilizaciones de gigantes, sí, de seres humanos como nosotros, pero tres y cuatro, incluso cinco veces más grandes. Seres que podían llegar a medir hasta diez metros de altura. Las informaciones son múltiples y muy variadas, solo hay que buscarlas. Te voy a mencionar algunas a continuación. ¿Conoces el tema del Gigante de Kandahar? Búscalo en Internet: Al parecer, durante la reciente guerra de Afganistán, un grupo de élite del ejército de Estados Unidos partió en busca de un comando de su propio ejército que había desaparecido en las intrincadas montañas de este país, en la región de Kandahar. Llegados a un punto, el grupo de búsqueda encontró una misteriosa cueva rodeada de restos de huesos y algunos fragmentos del equipo de sus compañeros. Sin dudarlo se dirigieron a la entrada de la cueva, pero antes de que pudiesen acceder les salió al encuentro un gigante enorme, de seis o siete metros de altura, con cara de pocos amigos y blandiendo una rudimentaria lanza y un escudo. Ante la actitud hostil del gigante el grupo armado comenzó a abrir fuego hasta que lograron abatirlo, no sin antes haber ensartado con su lanza a uno de los soldados. Tras el lance, avisaron a su base por radio y un par de helicópteros aparecieron en la zona cargando con el cadáver del gigante y con el grupo de intervención. Hasta aquí el resumen del caso. ¿Te lo crees? ¿Crees que ha sido una invención de alguna mente calenturienta? ¿Piensas que si el ejército de Estados Unidos tiene al gigante va a dar una rueda de prensa para hacerlo público? Indemostrable, pero ahí está la información.

Más cosas relacionadas: entra en tu buscador preferido de imágenes y escribe las palabras “giant skulls”. ¿Crees que todas esas imágenes son un montaje? Muy posiblemente el 90% sean un montaje pero, ¿qué me dices del otro 10%? ¿Es posible que la arqueología oficial haya ido encontrando pruebas de esqueletos humanos gigantes y haya ido silenciando sistemáticamente los hallazgos? Usa tu lógica y tu sentido común, siempre funciona. A continuación te sugiero que hagas otra búsqueda en Internet, escribe “huellas de gigantes”. Te repito la pregunta anterior ¿Todo es falso? Piénsalo. No pretendo convencerte, lo que pretendo es que consideres la posibilidad, aunque sea remotamente. ¿Qué me dices de las innumerables referencias a los gigantes en la Biblia? ¿Conoces el término “Nephilim” נפילים? Es una palabra hebrea que significa literalmente “gigantes”.

Aconteció que cuando comenzaron los hijos de los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.”

Génesis 6:1-2

Había gigantes en la tierra en aquellos días; y también después que entraron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos, éstos fueron los valientes, que desde la antigüedad fueron varones de nombre.”

Génesis 6:4

Vimos allí también a los gigantes (los hijos de Anac son parte de {la raza de} los gigantes); y a nosotros nos pareció que éramos como langostas; y así parecíamos ante sus ojos.”

Números 13:33

Como los anaceos, ellos también son considerados gigantes, pero los moabitas los llaman emitas.”

Deuteronomio 2:1

Es también conocida como la tierra de los gigantes, {porque} antiguamente habitaban en ella gigantes, a los que los amonitas llaman zomzomeos...”

Deuteronomio 2:20

Porque sólo Og, rey de Basán, quedaba de los gigantes. Su cama era una cama de hierro; está en Rabá de los hijos de Amón. Tenía nueve codos de largo y cuatro codos de ancho, según el codo de un hombre.”

Deuteronomio 3:11

Y Josué les dijo: Si sois pueblo tan numeroso, subid al bosque y limpiad un lugar para vosotros allí en la tierra de los ferezeos y los refaítas, ya que la región montañosa de Efraín es demasiado estrecha para vosotros.”

Josué 17:15

Entonces el límite bajaba hasta la orilla del monte que está en el valle de Ben-hinom, que está en el valle de Refaim hacia el norte; y bajaba al valle de Hinom, hasta la ladera del jebuseo hacia el sur, y bajaba hasta En-rogel.”

Josué 18:16

Entonces de los ejércitos de los filisteos salió un campeón llamado Goliat, de Gat, cuya altura era de seis codos y un palmo.”

Samuel 17:4

Entonces Isbi-benob, que {era} de los descendientes del gigante, y cuya lanza pesaba trescientos {siclos} de bronce, y que estaba ceñido con una {espada} nueva, trató de matar a David.”

Samuel 21:16

Y hubo guerra otra vez en Gat, donde había un hombre de {gran} estatura que tenía seis dedos en cada mano y seis dedos en cada pie, veinticuatro en total; él también descendía del gigante.”

Samuel 21:20

Sólo que es fuerte el pueblo que habita en la tierra, y las ciudades, fortificadas {y} muy grandes; y además vimos allí a los descendientes de Anac.”

Números 13:28

¿Adónde subiremos? Nuestros hermanos nos han atemorizado, diciendo: `El pueblo es más grande y más alto que nosotros; las ciudades son grandes y fortificadas hasta el cielo. Y además vimos allí a los hijos de Anac.”

Deuteronomio 1:28

Antes habitaron allí los emitas, un pueblo tan grande, numeroso y alto como los anaceos.”

Deuteronomio 2:10

Un pueblo grande y alto, los hijos de los anaceos, a quienes conoces y de quienes has oído {decir:}¿Quién puede resistir ante los hijos de Anac?”

Deuteronomio 9:2

Y por aquel tiempo Josué fue y destruyó a los anaceos de la región montañosa, de Hebrón, de Debir, de Anab, de toda la región montañosa de Judá y de toda la región montañosa de Israel. Josué los destruyó por completo con sus ciudades.”

Josué 11:21

Y el nombre de Hebrón antes era Quiriat-arba; {pues Arba era} el hombre más grande entre los anaceos. Entonces la tierra descansó de la guerra.”

Josué 14:15

Y Caleb expulsó de allí a los tres hijos de Anac: Sesai, Ahimán y Talmai, hijos de Anac.”

Josué 15:14

Todo el reino de Og en Basán, el cual reinaba en Astarot y en Edrei (sólo él quedaba del remanente de los refaítas); porque Moisés los hirió y los desposeyó.”

Josué 13:12

Y en el año catorce, Quedorlaomer y los reyes que estaban con él, vinieron y derrotaron a los refaítas en Astarot Karnaim, a los zuzitas en Ham, a los emitas en Save-quiriataim.”

Génesis 14:5

Y dieron un mal informe a los hijos de Israel de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por la que hemos ido para reconocerla es una tierra que devora a sus habitantes, y toda la gente que vimos en ella son hombres de {gran} estatura.”

Números 13:32

Ahora pues, dame esta región montañosa de la cual el SEÑOR habló aquel día, porque tú oíste aquel día que allí {había} anaceos con grandes ciudades fortificadas; tal vez el SEÑOR esté conmigo y los expulsaré como el SEÑOR ha dicho.”

Josué 14:12

Yo destruí al amorreo delante de ellos, cuya altura {era} como la altura de los cedros, y {era} fuerte como las encinas; yo destruí su fruto por arriba y su raíz por abajo.”

Amós 2:9

Estos descendían de los gigantes en Gat y cayeron por mano de David y por mano de sus siervos.”

Crónicas 20:8

Antes habitaron allí los emitas, un pueblo tan grande, numeroso y alto como los anaceos. Como los anaceos, ellos también son considerados gigantes, pero los moabitas los llaman emitas.”

Deuteronomio 2:10-11

Y subieron por el Neguev, y llegaron hasta Hebrón, donde estaban Ahimán, Sesai y Talmai, los descendientes de Anac. (Hebrón fue edificada siete años antes que Zoán en Egipto.”

Números 13:22

Y dio a Caleb, hijo de Jefone, una porción entre los hijos de Judá, según el mandato del SEÑOR a Josué, {es decir,} Quiriat-arba, {siendo Arba} el padre de Anac, es decir, Hebrón. Y Caleb expulsó de allí a los tres hijos de Anac: Sesai, Ahimán y Talmai, hijos de Anac.”

Josué 15:13-14

Entonces dieron Hebrón a Caleb, como Moisés había prometido; y él expulsó de allí a los tres hijos de Anac.”

Jueces 1:20

De nuevo hubo guerra contra los filisteos, y Elhanán, hijo de Jair, mató a Lahmi, hermano de Goliat geteo; el asta de su lanza {era} como un rodillo de tejedor.”

Crónicas 20:5

Sucedió después de esto que hubo otra vez guerra en Gob contra los filisteos; entonces Sibecai husatita mató a Saf, que {era} de los descendientes del gigante.”

Samuel 21:18

Sucedió después de esto que se suscitó guerra en Gezer contra los filisteos; entonces Sibecai husatita mató a Sipai, uno de los descendientes de los gigantes, los cuales fueron dominados.”

Crónicas 20:4

Y hubo guerra otra vez en Gat, donde había un hombre de {gran} estatura que tenía veinticuatro dedos, seis {en cada mano} y seis {en cada pie;} él también descendía de los gigantes.”

Crónicas 20:6

También mató a un egipcio, un hombre grande de cinco codos de estatura; y en la mano del egipcio {había} una lanza como un rodillo de tejedor, pero {Benaía} descendió a él con un palo, y arrebatando la lanza de la mano del egipcio, lo mató con su propia lanza.”

Crónicas 11:23

Te he relacionado todas las citas que hacen referencia a gigantes en la Biblia cristiana que he podido encontrar. Creo que es un documento bastante reconocido. Pero más que demostrar su existencia a lo largo de la historia, que considero posible, me interesa una pregunta ¿Por qué?

Ooparts (Out Of Place Artifacts)

Otro aspecto sin duda curioso es la existencia de objetos de todo tipo hallados a lo largo de la historia en situaciones cuanto menos anómalas. La ciencia oficial, a falta de otra definición más acertada, los ha denominado “Ooparts” (Out of Place Artifacts, u objetos fuera de lugar).

Son objetos de todo tipo encontrados en todo el mundo que no debían estar allí, generalmente porque han sido datados con una antigüedad de hace miles, incluso millones de años, pero muestran una evolución tecnológica que no se corresponde con esa datación. Ejemplos hay muchos, pero ¿es posible que estos objetos existiesen en el pasado?, ¿corresponderían a los restos de una civilización o civilizaciones desconocidas pero con un elevado nivel tecnológico? Muy posiblemente sí, pero quizás las élites que controlan la información mundial y la ciencia quieran mantenerlo completamente oculto a la vista de la sociedad.

La ciencia oficial, una vez más, intenta silenciarlos argumentando las más peregrinas ideas. De hecho algunos arqueólogos, artífices directos de estos hallazgos, han decidido callar para preservar su reputación y su puesto de trabajo. Otros, en cambio, decidieron luchar por su teoría y han sufrido el más absoluto de los desprestigios, dando al traste con su carrera profesional y cayendo en la burla y el desprestigio.

Uno de los más llamativos ooparts es el conocido como la “Máquina o Mecanismo de Antikythera”, un misterioso mecanismo que al parecer era utilizado para establecer la posición de los navíos de forma automática durante la navegación, compuesto por innumerables ruedas dentadas forjadas en metal y pequeños resortes mecánicos de un tamaño muy reducido y una precisión equivalente a nuestros mecanismos actuales.

Artículo del diario español “El País” sobre este mecanismo:

Si preguntáramos a un alumno que cursa Secundaria que quién inventó la calculadora o dónde fue inventada, casi ninguno haría referencia al mecanismo de Antikythera. Las respuestas podrían ser miles, pero ninguna estaría cerca de la realidad y muchos menos harían referencia a una calculadora astronómica con más de 2.100 años de antigüedad.

El mecanismo de Antikythera fue encontrado por unos buscadores de esponjas marinas entre los numerosos restos de joyería, monedas y estatuas de bronce y mármol de una galera romana que naufragó frente a la costa de la isla griega que le da su nombre, Antikythera.

Los 82 fragmentos de bronce localizados - hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas - estaban dentro de una caja de madera en cuyas tapas se mostraban numerosas inscripciones con información valiosísima (nombres de meses en corintio, planetas...)

No todos los expertos están de acuerdo con la interpretación del mecanismo de Antikythera. Fue el arqueólogo Stais en 1902 el que creyó que se trataba de un reloj astronómico. Edmunds y T. Freeth creían que el artefacto se utilizaba para predecir eclipses solares y lunares, teniendo como referencia los conocimientos en progresión aritmética de los babilonios. Edmunds, por su parte, aseguraba que podría mostrar planetas como Venus y Mercurio.

Sin embargo, Price tenía una teoría más celestial: el mecanismo de Antikythera se utilizaría para establecer el cronograma de festivales agrícolas y religiosos. Y Wright, con la reconstrucción del instrumento (72 engranajes), añadía que podía mostrar los movimientos de los cinco planetas conocidos en ese tiempo.

Por último, otros estudiosos revelaron que podría servir para determinar la fecha exacta de celebración de los Juegos Olímpicos, apoyándose en las inscripciones que se han encontrado, (empezaban con la luna llena más cercana al solsticio de verano, siendo necesario un cálculo lo más exacto posible y un gran conocimiento de astronomía para establecer la fecha concreta)

Lo que parece claro es que el mecanismo de Antikythera consta al menos de 37 ruedas dentadas de precisión, hechas de bronce, con las que se podría calcular con exactitud posiciones y movimientos astronómicos, recrear la órbita irregular de la Luna y, quizás, establecer la posición de planetas.

Posterior a esta calculadora se encontró un calendario luni-solar mecánico persa del año 1000 con una gran precisión tecnológica, pero no fue hasta la Edad Media cuando aparecieron aparatos complejos en los relojes de las catedrales medievales.

Hoy en día somos capaces de llegar a los lugares más insospechados, calcular distancias sorprendentes y alcanzar todo aquello con lo que los griegos soñaron alguna vez. Tan sólo pensar que un artefacto de semejantes características como el mecanismo de Antikythera fuera creado hace más de 2.000 años, nos da que pensar que estamos ante una civilización mucho más cercana a la nuestra de lo que podemos imaginar.”

El País. Alberto López. 18 MAY 2017.

Pero existen infinidad más de artilugios que responden a esta curiosa clasificación, algunos de ellos extremadamente llamativos, como la huella, hallada en el barro y petrificada, de una suela de sandalia o zapatilla que está aplastando un trilobite; o la de otra huella de calzado, claramente elaborado y correspondiente en dimensiones a un pie humano hallada en Fisher Canyon, condado de Pershing, Nevada por John Reid en 1922, y que estaba incrustada en un fragmento de roca triásica de hace más de 200 millones de años.

O la taza de metal incrustada en un bloque de carbón de hace 300 millones de años, una pieza perfecta de metal descubierta en 1912 en una mina en Wilburton, Oklahoma, EE. UU., por Frank J. Kennard.

O “The London Hammer” o “Martillo de Texas”, un martillo con cabeza metálica claramente forjada y con mango de madera incrustado en un bloque de piedra, descubierto por El Sr. y la Sra. Max Hahn en el municipio de London (Texas, EE. UU.) en el año 1936; con una datación estimada entre los periodos geológicos Ordoviciano y Silúrico.

Por último quiero mostrarte uno, el único, que yo he podido observar con mis propios ojos en el museo de El Cairo, en Egipto. Es el llamado “Disco de Sabu”. La ciencia oficial dice de él que era un objeto de decoración, pero sólo hay que situarse frente a él y observarlo detenidamente para darse cuenta de que esa enigmática pieza respondía a una utilidad bien diferente, aparte de su belleza formal.

Te animo a que continúes la búsqueda de estas evidencias y a que te preguntes si realmente pudo existir tecnología avanzada en la Tierra antes de nuestra civilización, eso te aportará claves para futuros pensamientos y forjará ideas nuevas en ti.

Testimonios de vida en el interior de la Tierra

Continuo, con tu permiso, profundizando en el misterio. En este caso quiero hablarte de las diversas teorías acerca de la existencia de vida inteligente en el interior de la Tierra, y por qué no, también en su superficie.

Comencemos por la superficie. ¿Has oído hablar de personas que han sido contactadas por extraterrestres? Seguro que sí. ¿Y de abducciones, encuentros físicos o experiencias de contacto cercano? Sixto Paz Wells, un peruano mundialmente conocido por su intensa actividad en torno al fenómeno extraterrestre (www.sixtopazwells.com/biografia/), no deja de escribir libros y dar conferencias alrededor del mundo contando su experiencia de contacto directo con seres extraterrestres. Evidentemente es criticado y tachado de charlatán y mentiroso, pero puedo decirte que es un gran hombre, he podido conocerlo personalmente y asistir a uno de sus talleres, y también he asistido a una charla presentación de uno de sus libros. Sé que su experiencia es verídica, lo sé. Pero claro, hace falta una apertura de mente importante para poder aceptarlo. Ahí tienes el primer ejemplo.

Segundo punto: ¿Has escuchado en algún momento alguna noticia relacionada con los extraterrestres que viven entre nosotros con una apariencia completamente humana?, ¿lo crees? En mi segundo libro “Vosotros. Apuntes de evolución” narro mi propia experiencia en este sentido. Sí, me ocurrió a mí. Te invito a que la leas, seguro que te resulta increíble y te sorprende, pero así ocurrió, no lo elegí yo... ¿O sí? Estoy firmemente convencido de la existencia de los llamados “extraterrestres infiltrados”, viven entre nosotros, por muy descabellada que te pueda parecer la idea. Precisamente uno de los objetivos de esta trilogía es desvelar información oculta por los medios de comunicación estándar, y otro es el de ofrecerte la oportunidad de que renueves sus sistemas de creencias y comiences a aceptar como posibles otras realidades, tan posibles como la que tú estás viviendo ahora mismo. ¿Por qué no?

A lo largo del mundo hay miles de testigos de hechos que te parecerían increíbles. Historias como la de una nave enorme que una noche aterrizó en un condado de Estados Unidos y algunos testigos vieron como descendían por una rampa decenas de coches con cuatro ocupantes y emprendían diferentes rutas por diferentes carreteras. O la historia que siempre cuenta Sixto Paz de sus múltiples experiencias de contacto, en la que la nave se acerca al nivel del suelo creando un domo luminoso por el que entran los contactados, y una vez dentro del domo el tiempo y el espacio pierden la dimensión terrestre. En una ocasión contó que una persona entró, estuvo 15 minutos y cuando salió dijo haber pasado varios días al otro lado, incluso lucía una incipiente barba y su reloj marcaba otra fecha y hora. ¿Lo crees?

Hay quien ha visto OVNIs, hay millones de personas en el mundo en esta situación. Juan José Benítez cuenta infinidad de casos fruto de toda una vida dedicada a la investigación de este fenómeno, pero claro, siempre habrá quien lo tache de charlatán e intoxicador... Quien tenga oídos que escuche, y quien tenga ojos que vea. Vivimos ya un tiempo en el que no podemos dar la espalda a la posibilidad de vida inteligente más allá de nuestra atmósfera, ¿estamos esperando a que anuncien por el telediario la existencia de vida extraterrestre?, ¿que algún organismo “creíble” como la NASA, la NSA, la OTAN o el Consejo de Seguridad de la ONU nos anuncie que los extraterrestres son una realidad? Estoy seguro que una gran parte de la población mundial sí que lo espera. ¿Formas tú parte de este grupo? ¿Crees que existe algún interés por parte de algún grupo de poder para limitar el acceso de la información a la población? Ya te adelanto que ese, precisamente, es el tema central de este tercer libro: “Ellos. Los poderes ocultos”. Pero vayamos evolucionando en el discurso poco a poco.

¿Conoces alguna referencia de ciudades subterráneas en el mundo? Desde hace ya bastantes siglos se conocen numerosas ciudades subterráneas y también extensas redes de túneles de realización desconocida en la mayoría de los casos. Algunos de estos túneles se dice que atraviesan océanos y continentes cruzando cadenas montañosas, desiertos y zonas selváticas. Unos se supone que han sido construidos por el hombre, pero en la mayoría de los casos su origen continúa siendo un misterio. Los casos más definitivos de túneles construidos por el ser humano se encuentran sobre todo en Estados Unidos, donde existe una inmensa red de túneles que une las principales bases militares subterráneas, supuestamente realizados con poderosas y enormes tuneladoras desarrolladas con una tecnología, en algunos casos, también desconocida. Evidentemente esta información es en todo momento no verificada y no pública, pero buscando en Internet he podido encontrar el plano que se muestra en estas páginas y una detallada lista (que cito textual e íntegramente) de algunas de las supuestas bases, publicada en el blog http://gaizkareyzone.blogspot.com.es/, aunque no puedo asegurar que la información sea verídica. ¡Que alguien de EE. UU. vaya y lo compruebe, por favor!

ARIZONA

1. Fort Huachuca. 31°50’ N 1100 19’48” W, saucer base below, intelligence training above, mind-control incl. too.

• 2. Gates Pass Base.

• 3. Gila Mountain Area, south of Interstate 8 and approx. 30 east of Yuma, AZ. 290 N 116ºW. DUM base.

• 4. Grand Wash Cliffs, on western edge of the cliffs at the head of Grapevine Wash. Must be reach via hwy 93 and then unpaved roads. DUM base.

• 5. Green Valley.

• 6. Hualapai Mountains, east side of the mountain range, about 35 mi. SE of Kingman, AZ.


Continue reading this ebook at Smashwords.
Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-29 show above.)